Diario de una adopción, Sin categoría

Diario de una adopción: una maleta para cuatro

PATRICIA ZARRALUQUI Y BELÉN TORRES

Después de dos viajes a Rusia en los que Rocío y Agustín veían a sus niños, pero aún no podían llevarlos a casa, llegó el día esperado. El 25 de septiembre de 2013 nuestros protagonistas recogían a sus niños. “Vas con todo el maletón con ropa para cuatro, la silleta y por fin te los dan”, dice Agustín sonriente. En ese momento los tuvieron que vestir con la ropa que ellos llevaban porque la otra se quedaba en el orfanato. Una vez que los habían recogido, tenían que sacarles pasaportes en la Embajada española. Gracias al trabajo de la ECAI, esto no supuso ningún problema.

Es necesario crear en estos niños el concepto de familia, del que no han tenido experiencia hasta el momento. Foto: Geralt en Pixabay.com.

Es necesario crear en estos niños el concepto de familia, del que no han tenido experiencia hasta el momento. Foto: Geralt en Pixabay.com.

Cara y cruz

Allá se juntaron con otras familias que iban también a recoger a sus hijos. “Eso ya era otra cosa, todos íbamos felices a llevarnos a nuestros niños“, dice Rocío. Agustín cuenta que cada año se reúnen con estas familias para que los niños sientan sus raíces y conserven ese punto de unión. “La realidad es que cuando se ven, se llevan súper bien. Nuestro hijo ya se quiere casar con una de ellas, tiene un ojo”, cuenta Agustín entre risas.

El momento en el que los niños llegan a España hace que toda la vida de esta pareja se tambalee. Les habían dado a los niños y ya eran sus hijos, pero desembarcaron en un país del que no conocían el idioma, con unos padres que habían visto pocas veces antes. Ellos solo sabían unas pocas palabras en ruso y fue un tema que les preocupó bastante al principio, aunque la gente les decía que no iba a ser un problema. “Tenían razón. Nicolás -que fue el nombre que le pusieron cuando lo adoptaron- aprendió muy pronto a hablar”, cuenta Rocío, “a los dos meses ya se defendía”. “La niña, como no hablaba, sino que gritaba, aprendió directamente a gritar en español”, ríe Agustín.

Los dos cuentan la suerte que han tenido con sus hijos, ya que hasta ahora no han tenido ningún problema de los que les contaban en los cursos de adopción. Ahora Nicolás ha empezado a preguntar acerca de su origen porque es un poco más mayor, tiene siete años. “Les parece hasta especial tener dos mamás“, dice Agustín. “Ellos no entienden qué significa ser de Rusia, ni entienden qué significa que alguien les abandonó, por lo que no les duele”, sigue Rocío. Hace poco tiempo, Nicolás comenzó a echar de menos a su madre de Rusia y se agobia porque no se acuerda de ella, le pide a su madre que la llame por teléfono. “Él se siente fatal porque no se acuerda, pero es que tenía tres meses cuando lo dejaron en el orfanato”, explica Rocío.

“Nos decían que son niños que no son capaces de dar abrazos, sin embargo, Nicolás más cariñoso no puede ser. Julia no, pero porque ella es así”, dice Agustín. Para estos padres, la adaptación ha sido más fácil de lo que ellos se imaginaban y se sienten afortunados por la suerte que han tenido. No les hizo falta dejar de trabajar y en menos de dos meses, los niños ya fueron al colegio. “A día de hoy no ha llegado el día en el que Nicolás se levante una mañana y diga que no quiere ir al cole”, cuenta el padre orgulloso. “Otro factor que también favorece mucho es que sus únicos primos también son de Rusia. Tienen ese punto de unión y de escape a la vez, no se sienten diferentes”, explica Rocío.

El después de

En la actualidad, Rocío y Agustín acuden a unos talleres en los que comparten experiencias con otras familias adoptivas y siguen viendo la suerte que han tenido, tienen “niños súper majos y súper sanos”, dice Agustín.

Pensaban en la posibilidad de que les podían caer mal a sus hijos o al revés, pero no ocurrió. Desde el principio tenían que transmitir a los niños el concepto de familia porque ellos no lo tenían, hasta ese momento habían vivido en una casa cuna con otros niños, pero sin figuras paternales. “Es malo si el niño se va con cualquiera, tiene que tener apego. Es bueno que se ponga triste cuando se va con mi madre porque tiene que echar de menos su casa y su familia”, explica Agustín. “Son cosas que tienes que aprender y que son distintas de las que les ocurren a los hijos biológicos”, cuenta Rocío. Normalizar en estos casos se convierte en un error, ya que lo normal sería que un niño tuviera una familia. Siempre es mejor que un niño esté con su familia biológica, aunque la familia no sea la más adecuada.

El orfanato en el que estaban sus hijos era un sitio triste, pero los niños no estaban mal cuidados. “Pero tú ves una foto de mis hijos cuando los recogimos y ves una foto de ahora y no los reconoces“, dice Rocío. “En todas las fotos de los primeros días están tristes”, continúa Agustín. Es algo de lo que no se dieron cuenta en el momento, pero sí cuando los fueron conociendo, “no tienen nada que ver, son otros niños. Les ha cambiado hasta el color del pelo y de la piel, allí no les daba el sol”, cuenta Rocío, “es un proceso complicado, miro atrás y lo cuento como una película. Pero es cierto que nuestro caso no es representativo”.

Ahora les toca hacer un seguimiento cada dos años hasta que cumplan los 18. Tienen que ir a Nuevo Futuro y estar un rato con una psicóloga. Estos padres opinan que todo control que se haga es poco porque al final te están dando unos niños. “Vuelves con dos niños rusos que, seguramente, van a estar mejor aquí porque tienen una familia. Aunque quizá estarían mejor allí con su madre”, dice Rocío. “No, no, porque sus padres ya somos nosotros. Tenemos los papeles”, concluye Agustín riéndose.

Rocío y Agustín tienen que dejarnos porque deben ir a recoger a Nicolás y a Julia a sus clases de ruso.

Los comercios que participan son muy variados. Foto: Patricia Zarraluqui.

Rocío y Agustín quieren que sus hijos mantengan un vínculo con su país de origen y por eso les llevan a clases de ruso. Foto: Patricia Zarraluqui.

Anuncios
Estándar

Un comentario en “Diario de una adopción: una maleta para cuatro

  1. Pingback: Y así ha resultado todo | Una familia para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s